Kenny`s Kingdom

El Rincón De La Doctora Corazón

Saturday, October 30, 2004

DAR Y RECIBIR

Obsequios Posted by Hello



Prácticamente todos sabemos o sentimos que los tiempos están cambiando vertiginosamente.
Parecería que nada de lo que estamos acostumbrados a hacer tendría vigencia ahora, es como que todo para seguir funcionando bien necesita algún “ajuste”. Como lo he mencionado en otras notas las polaridades están más a la vista que nunca, se ven constantemente, amor y odio, pobreza y riqueza que llevados a sus extremos provocan guerras o grandes obras de ayuda; desnutrición y necesidades inimaginables o manifestaciones desmedidas en el uso del dinero, generalmente en cosas inútiles, por lo menos para el crecimiento del Ser.

Por lo general ocurre que cuando miramos TV o leemos un diario y vemos imágenes de personas muy necesitadas, nos horrorizamos, decimos... “cómo puede estar pasando esto..!!!.” y realmente la idea de ayudar a veces pasa solo un segundo por nuestra mente ya que solemos pensar que esas cosas las deben arreglar otros y que se necesitaría emprender algo muy importante para que la ayuda llegue, para que esas situaciones cambien.Y, en realidad, esto no sería tan así.
Es como que todavía no llegamos a comprender la real importancia que tiene lo que cada uno desde su lugar pueda hacer.
Todos podríamos participar para darle una mano a otra persona y hay mil maneras, no hace falta más que la intención y la acción. No importa cuanto dinero tengo, se puede ayudar preparando una comida para alguien que no come, regalando ropa de abrigo que quizás este colgada sin uso en un placard, abrazando a un niñito que ha sido abandonado en un hospital, leyendo para alguien que no puede leer, enseñando manualidades o un oficio a personas que necesiten algo más para generar dinero, en fin si pudiéramos unir necesidades de unos y habilidades de otros, muchas cosas no serían un problema e incluso nuestros problemas cobrarían otra dimensión.
El dar desde el Amor es inmensamente nutritivo tanto para el que recibe como para el que da, dejando una profunda paz en el corazón.Abriendo los canales del dar, también abriremos los del recibir, los dos están profundamente ligados, uno no existe sin el otro, el lograr un equilibrio aquí es importante, para aprender también a abrirnos a recibir lo que deseamos y lo que creamos necesitar.

ES MEJOR DAR QUE RECIBIR

Hay en Tierra Santa dos lagos alimentados por el mismo río, situados a unos kilómetros de distancia el uno del otro, pero con características asombrosamente distintas.
Uno es el "Lago de Genesaret" y el otro el llamado "Mar Muerto".

El primero es azul, lleno de vida y de contrastes, de calma y de borrasca. En sus orillas se reflejan delicadamente las flores sencillas amarillas, rosas, de su bellísimas praderas.
El Mar Muerto, es una laguna salitrosa y densa, donde no hay vida y queda estancada el agua que viene del Río Jordán.

¿Qué es lo que hace tan diferentes a los dos lagos alimentados por el mismo río? Es sencillamente ésta: El Lago de Genesaret trasmite generosamente lo que recibe.
Su agua una vez llegada allí, parte inmediatamente para remediar la sequía de los campos, a saciar la sed de los hombres y de los animales; es un agua altruista.

El agua del Mar Muerto se estanca, se adormece, se salitra, mata. Es agua egoísta, estancada, inútil.

Pasa lo mismo con las personas. Las que viven dando y dándose generosamente a los demás, viven y hacen vivir. Las personas que egoístamente reciben, guardan y no dan, son como agua estancada, que muere y causa la muerte a su alrededor.

Pensamos que cuando repartimos nuestro dinero, tiempo, honor, nos empobrecemos, que los demás se van quedando con lo nuestro y nosotros nos vamos vaciando y empobreciendo cada vez más. Eso nos parece, estamos seguros de que así es, pero ocurre exactamente lo contrario.

Cuánto más damos más recibimos. Cuanto menos repartimos de lo nuestro, más pobres nos volvemos. Es una ley espiritual que se cumple puntualmente, es una ley difícil de aceptar, por eso pocos se arriesgan a ponerle en práctica, pero hay un reto muy interesante para el que lo quiere aceptar. El que quiere vivir de acuerdo a esa ley de dar y darse a los demás, se llevará sorpresas muy agradables. Es mejor dar que recibir.

Muchas gentes se parecen al Mar Muerto: sólo reciben, acumulan, no se dan y así se fabrican una vida amarga, desdichada e infeliz.
Hay otros que dan y se dan a sí mismos con generosidad y sin esperar recompensa... Está gente es la más feliz de nuestro mundo.


El que acumula para sí solo, llama a gritos a la infelicidad y ésta llega. El que reparte, abre la puerta a la felicidad. . Acaparar y ser egoísta cierran la puerta